MI EMBARAZO

by - octubre 10, 2017


Hoy os traigo la primera de una serie de entradas sobre mi embarazo y sus posteriores etapas (parto y postparto). También es posible que comparta con vosotras algún post sobre tips, productos o cosas que me parezcan importantes de contar y que crea que sirven de ayuda.
Puesto que cada persona es diferente y cada embarazo es diferente me parece que a más de una futura mamá le puede interesar distintos puntos de vista y experiencias.

En líneas generales, después de comentar y compartir experiencias con otras embarazadas, mi embarazo fue muy bueno pero comencemos por el principio.

A finales de Septiembre del año pasado tuve mi menstruación como cada mes aunque sí es cierto que noté que el flujo era algo más escaso  de lo normal pero lo achaqué a un cambio en la alimentación que había iniciado el mes anterior. En las semanas posteriores a esta "última regla" durante un par de días noté dolores de estómago como si alguna comida me hubiese sentado mal y algo de revoltura.
Nuevamente ninguna sospecha se encendió en mi cabeza puesto que además yo siempre he sufrido dolores de estómago y hay algunas comidas que me cuesta tolerar y digerir bien ya que tengo el colón irritable.

Pero cuando veía que se estaba terminando el mes de Octubre y que la regla correspondiente no hacía acto de presencia empezaron a sonar las primeras alarmas. Así que para resolver las dudas el último día de Octubre fui a comprar un test de embarazo en la farmacia, donde me comentaron que para mayor seguridad en el resultado me lo hiciese con la primera orina de la mañana.

Así pues al día siguiente, 1 de Noviembre de 2016, me hice la prueba. Creo recordar que el tiempo de espera para ver el resultado son 3 minutos pero aquella segunda línea roja prácticamente salió en el acto.


Cuando acudí a mi primera cita con la matrona estaba de unas "7 semanas". Me explicó el proceso y cuál sería la fecha probable de parto aunque la mayoría tienen lugar entre la semana 38 y la 42. Rellenamos la cartilla de maternidad, me facilitó una guía para ir leyendo en casa sobre el embarazo que incluía algunos conceptos básicos y me recetó el Yodocefol ya que es super importante tomar yodo durante el embarazo y posteriormente.

Yo llevé el seguimiento de todo el embarazo a través de la Seguridad Social. Sé que son muchas las embarazadas que lo hacen tanto por lo público como por lo privado ya que a través de este último te hacen más ecografías. Pero yo siempre he ido al ginecólogo a través de la S.S y la verdad es que llevan mucho control a las embarazadas o al menos a mí me lo parece. Cada trimestre se hace una analítica completa de sangre y orina, una ecografía y se tienen visitas regulares tanto al ginecólogo como a la matrona donde se mira la tensión, el peso, ultrasonidos para comprobar el latido del bebé y se gestiona cualquier otra molestia que pueda aparecer en el embarazo.

El 22 de Diciembre que me encontraba en la semana 12 tuve la Primera Ecografía, es la única ecografía transvaginal que me hicieron (las otras dos son abdominales) y el tamaño del feto reveló que no estaba de 12 semanas como se pensaba si no de 3 semanas más.
Esto quiere decir, según lo que me explicaron, que lo que yo confundí como última regla se trataba de un sangrado que es bastante común durante la implantación del feto y que coincide con los días en los que tiene que bajar el periodo pero es más escaso que este.
Esta ecografía es de la única en la que, al menos en mi Hospital, dan una foto para el recuerdo.


Con respecto al seguimiento médico quiero destacar tres cosas antes de pasar a lo síntomas del embarazo.

A través del análisis de sangre del primer trimestre se detectó que mi RH era Negativo por lo que tuve que recibir dos inyecciones, una durante el embarazo y otra después del parto.
En mi Hospital no tienen en cuenta si el RH del padre es negativo o no, por seguridad si la madre lo tiene se le pone una inyección en la semana 26 (coincide con la prueba del azúcar) que se trata de un pinchazo en la nalga. Tras el parto y analizar la sangre del propio bebé, si este ha heredado el RH Positivo del padre se vuelve a poner otra inyección para evitar que se creen anticuerpos.

Mi abuela materna es diabética y se pincha insulina por lo que en el primer trimestre tuve que realizar la Prueba del Azúcar para descartar que yo no lo fuera. Así que me tocó hacerla dos veces. La primera la realicé en mi ambulatorio, la segunda fue en el hospital al tener que ponerme la inyección por ser RH Negativo. Como me consta que no en todas partes dan los mismos consejos para realizarla yo os comento:
En ambos sitios me dijeron que ni se me ocurriese ir con el estómago vacío, que podía tomar un yogur natural o un vaso de leche acompañado de dos galletas tipo maría y que lo ingiriera una hora antes de realizar la prueba. A la hora de tomar el líquido debía hacerlo a pequeños sorbos y que no me llevara más de cinco minutos ya que si lo bebía de golpe se corría el riego de vomitarlo y tener que repetir la prueba.

Entre las semanas 35 y 37 se realiza la Prueba del Raspado Vaginal y Anal para detectar la presencia del Estreptococo del grupo B. Si la prueba resulta positiva no significa necesariamente que se tenga una infección pero sí que se es portadora de la bacteria por lo que antes de iniciar el parto hay que poner un antibiótico que impida pasársela  al bebé.
Yo resulté portadora y me tuvieron que poner el antibiótico. En cuanto a la prueba no os voy a engañar es molesto cuando raspan la zona pero se puede aguantar.

El primer cambio que noté en mi cuerpo a causa del embarazo fue el color del pelo. Mi pelo es de color castaño claro y tiene unos reflejos rubios naturales muy bonitos, pues antes de terminar el primer trimestre esos reflejos que tantos años me acompañaron desaparecieron y el color se volvió mucho más oscuro, más marrón.

Tengo la gran suerte de que no tuve ni náuseas ni vómitos en todo el embarazo. Un truco que a mí me funcionaba bien era mascar chicle, puede sonar raro, lo sé, pero por alguna razón cuando notaba algún síntoma de estar un poco revuelta del estómago era mano de santo y se me pasaba. Quitando un par de días del primer trimestre en los que me encontré bastante revuelta del estómago, sin apetito, con frío y un malestar general, el resto del embarazo fue rodado.

Pero lo pasé realmente mal con la piel, se me resecó muchísimo tanto que llegaba hasta picarme. Los pezones se me empezaron a agrietar de la sequedad y tuve que comenzar a utilizar la crema específica que se utiliza para cuidarlos durante la lactancia ya en el primer trimestre. No podía pasar ni un sólo día sin echarla porque se ponían fatal.
Mes y medio antes de dar a luz tuve que lidiar con sequedad en los párpados, se me hinchaban, se ponían rojos, me pelaba la zona ¡hasta las pestañas picaban! al no poder tomar ningún antibiótico durante el embarazo y no encontrar ninguna crema que disminuyera el problema tuve que aguantarme. Para mí esto fue la peor consecuencia del embarazo.

Y por último la ciática, no me libré de ella. A falta de dos meses para dar a luz me dió en la parte izquierda, era imposible caminar sin cojear. Tuve que estar un par de semanas a reposo, durmiendo con las piernas en alto y con un cojín entre ellas, aplicando crema y calor hasta que por fin el dolor y las molestias remitieron.

En cuanto a tener antojos, no tuve o yo no me doy cuenta de haber tenido unas ganas enormes de alimentos en concreto. Sí que por ejemplo empecé a consumir más encurtidos pero es muy típico que a las embarazadas les de por alimentos avinagrados como los pepinillos y también puedo resaltar en este aspecto que aumenté el consumo de plátanos y mazanas en la última etapa del embarazo.
Son frutas que me gustan y suelo comer pero no tan a menudo como esas últimas semanas, es más, no he vuelto a comerlas desde el embarazo así que supongo que inconscientemente mi cuerpo tenía predilección por unos alimentos más que por otros.

Acerca del tema que a priori nos preocupa a todas, el peso, la media de kilos a ganar suele oscilar entre los 8 y 16 kilos. Yo engordé 11 durante todo el embarazo. La tripita no empezó a ser evidente hasta los 6 meses y como aún estábamos en invierno (y el principio de primavera en el norte es igual que si siguiese siendo invierno) era más fácil que pasase desapercibida bajo un jersey, un abrigo y prendas más sueltas.


Y hasta aquí mi experiencia con el embarazo. Me gustaría saber si alguien más he tenido problemas con la piel ya que yo siempre había escuchado que las embarazadas tienen mejor piel y buena cara sobretodo a partir del segundo trimestre y en mi caso no fue así.


You May Also Like

11 comentarios

  1. Vaya, después de leerte que experiencia total! nos había que solo te daban una ecografia, como en las pelis la gente tiene varias pues… pensé que te daban mas jajajaja que tontería por cierto :S ya dicen muchas madres que conozco eso de la piel, que te pica, que se agrietan los pezones, vaya que se bañan casi en crema porque si no mal, lo que no había escuchado nunca es la sequedad de los párpados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final yo creo que cada embarazada es un mundo, yo nunca había encontrado a nadie que le pasase esa sequedad en los párpados, por eso me pareció interesante compartirlo. Seguramente sea algo que pasa a un porcentaje super pequeño de mujeres.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Yo no tuve sequedad en la piel como tú dices, pero lo que sí que tuve las últimas semanas fueron unos picores horribles en la tripa. Me empezaba a rascar y no había forma de que se me pasaran. Solo se me calmaban en la ducha, con el chorro de agua. Se lo comenté a mi hermana, que es ginecóloga (y sí, ella me atendió en el parto) pero solo como curiosidad, y me mandó hacerme unos análisis porque por lo visto los picores pueden ser síntoma de algo más grave, pero en mi caso no eran nada - probablemente sequedad y la piel estirada a más no poder (aunque milagrosamente no me salieron estrías!) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas! Sí yo también tuve picores en la barriga, aunque por aquí hay el dicho de que se te pica la barriga o tienes ardores de estómago es porque el bebé viene con mucho pelo jaja. Lógicamente son cosas que se decían antes pero coincidencias de la vida nació con muchísimo pelo. Sí que es cierto que a mí también se me calmaba en la ducha. Un saludo

      Eliminar
  3. Hola Lu!!

    Me ha enganchado muchísimo este post sobre tu embarazo, es súper completo y muy interesante.
    A mi, que ni he estado nunca embarazada ni de momento lo quiero, me has enseñado muchas cosas curiosas! No tenía ni idea, por ejemplo, de que existían el sangrado de implantación, el raspado para ver lo del estreptococo (o como se ponga) o el pinchazo por el RH negativo.

    Deseando leer nuevos capítulos sobre el parto y tu nueva vida de mami.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco tenía ni idea de todas esas cosas, me sonaba a chino mandarín jaja. Además de toda la vida en mi casa mis padres me dijeron que mi RH era positivo como mi madre (puesto que mi padre es el negativo) porque de pequeña estuve ingresada y eso le dijeron los médicos a mis padres.
      Así que cuando la matrona me explicó el proceso yo pensé nada me libro que soy positivo ¡qué equivocada estaba!

      Eliminar
  4. Buenas!! Los embarazos siempre son cosas curiosas de las que hablar dado que a cada mujer afectan de una forma distinta, aunque yo no he estado embarazada aún ni pretendo estarlo, pienso que has contado cosas muy curiosas sobre todo lo de la piel, ya que yo tiendo a tener la piel bastante seca, así que si alguna vez me quedo embarazada y me pasa, me acordaré gratamente de este post!
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario. Los temas de la piel son tan complejos. Yo recuerdo que de pequeña la tenía super seca y atópica, después sufrió un cambio cuando tenía los 25 años más o menos porque por lo que me explicó el dermatólogo a esa edad a muchas mujeres le cambia el tipo de piel. Y lo que son las cosas ahora a vuelto a ser seca con el embarazo.

      Eliminar
  5. Cada embarazo es una experiencia, o así lo he vivido yo. Desde el punto de vista de que ningún embarazo es fácil, desde luego hay que dar gracias cuando no engordas mucho, no te salen estrias, no tienes nauseas o ciática. En mis embarazos no he tenido nada de todo eso, por el contrario se me inflamé el tunel carpiano y en el primero, tras dar a luz perdí una cantidad de pelo expectacular, que por suerte luego recuperé. Es alucinante lo que el cuerpo de una mujer es capáz de cambiar en unos meses. Felicidades :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Yo estoy ahora en la etapa en la cae el pelo y cada vez que una se ducha mira con temor, dicen que eso se pasa que no me preocupe pero la verdad es que asusta. Un beso

      Eliminar
  6. Hola Lucía!

    Tu post del embarazo me ha recordado al de una amiga, yo no he tenido hijos. Uso el truco del chicle y le fue genial. A mi me hizo gracia.Por cierto, a mi me hicieron la prueba de la diabetes y fue en ayunas... Me alegro que haya a cambiado a mejor. La verdad es que aquí en Granada la S.S. funciona bien y el trato con la matrona es muy importante porque resuelve todas las dudas de las madres primerizas. Enhorabuena por el bebé!!! Me hubiera gustado saber si era niño o niña jajaja

    Que lo disfrutes 😘😘😘

    ResponderEliminar

Al dejar tu comentario aceptas el Aviso Legal y Política de Privacidad de este blog.